Cómo hacer y consejos rápidos

3 soluciones para las manchas de vino tinto


Inevitablemente, hay al menos uno Invitado no deseado en todas las fiestas: la mancha de vino tinto. Efectivamente, justo cuando todos están bebiendo, girando y saboreando su vino vintage favorito, intercambiando historias y asientos durante el transcurso de la noche, sucede que alguien se derrama. Por suerte para usted, cuanto antes limpie la bebida, menos posibilidades tendrá de mancharse.

Un derrame húmedo siempre es más fácil de limpiar que uno seco, así que piense rápido y actúe Más rápido. Siempre seque todo lo que pueda antes de que se empape (¡no se permite frotar!), Luego siga con una de estas tres soluciones prácticas y levantará su vaso para brindar por el hecho de que su alfombra y tapicería están libres de manchas.

RESOLVER CON SAL

A veces, la solución se esconde a plena vista, esta vez en la mesa del comedor. Después de eliminar cuidadosamente el exceso de líquido, primero vierta una gran cantidad de agua fría y limpia sobre el área afectada para diluir la concentración del vino tinto. Luego, toma el salero. Necesitará más que una pizca, así que retire la parte superior y vierta un pequeño montón sobre toda la mancha mientras aún está húmeda. Estos cristales deberían absorber el vino y ponerse rosado en las próximas horas.

Para obtener el máximo beneficio de esta técnica probada y verdadera, deje la pila de sal en su lugar para que se seque durante la noche. Por la mañana, recoge la sal y tira los cristales rosados ​​a la basura. Luego, aspire cualquier remanente que aún pueda estar incrustado en la alfombra o en las fibras de tapicería. Una vez que haya terminado, la mancha debería ser mucho menos notable, si no desapareció por completo.

VIERTE OTRA RONDA

Por muy retrospectivo que parezca, una salpicadura de vino blanco sobre su mancha de vino tinto existente puede diluir la concentración de manera muy similar a como agregar agua fría sería suficiente para descorchar esa próxima botella. Una vez que vierta el blanco, frote el área con un paño limpio para absorber la mezcla. Esto debería eliminar la mayor parte de la mancha.

Si no, siga con un remedio casero directamente desde la despensa: una pasta absorbente de bicarbonato de sodio. Mezcle tres partes de agua y una parte de bicarbonato de sodio, cubra la mancha y déjela en remojo durante la noche. Para garantizar la efectividad, también cubra el área con un paño limpio y un libro pesado. El peso del libro ayudará a presionar la mezcla en polvo en las fibras para extraer cualquier vino que quede, y por la mañana puedes raspar esa corteza aglomerada para revelar una superficie libre de manchas.

ENCUENTRE EL KIT DE PRIMEROS AUXILIOS

Bueno para más que solo esterilizar cortes y raspaduras de la piel, el peróxido de hidrógeno también es un limpiador efectivo para las manchas de vino tinto. Solo recuerde: es un agente blanqueador suave y, por lo tanto, no debe usarse en alfombras oscuras o tapicería, solo en materiales más ligeros como la alfombra blanca.

Mezcle una pequeña cantidad de jabón para lavar platos con la mitad de una taza de peróxido de hidrógeno en un plato poco profundo. Comience probando una pequeña cantidad de la solución en un lugar discreto de la alfombra o los muebles. antes de inadvertidamente creando una mancha de blanqueador no deseada. Si el área se blanquea, o nota una transferencia de tinte, diluya el área con agua, limpie la humedad y descontinúe este método. Si no hay decoloración, empape un paño limpio en la solución de peróxido jabonoso y frote la mancha. Seque suavemente, permitiendo que la mezcla se filtre en las fibras. Repita este proceso hasta que haya aplicado la solución a toda la mancha y permita que la mezcla repose durante unos minutos para obtener los mejores resultados.

Una vez que el peróxido de hidrógeno haya hecho su trabajo, lávelo y enjuáguelo. Llene una botella de spray limpia con agua fría y jabón y humedezca ligeramente el área manchada. Blot con otro toalla limpia, esta empapada en agua fresca tibia (sin jabón). Finalmente, cuando se limpia la mancha con una toalla seca para absorber el exceso de humedad, la mancha debería haber desaparecido por completo.